Comida solidaria en Casa Emilio

This slideshow requires JavaScript.

Degustar el plato congoleño  Michipay Loso en Zaragoza es, cuanto menos, curioso. Pero si además se hace en una de las más tradicionales casas de comidas de la capital del Ebro, que tiene como especialidades la fritada y el ternasco asado, se convierte en una experiencia casi paranormal, o al menos exótica.  Este contraste sólo puede encontrarse, de momento, en “Los lunes africanos de Casa Emilio”.

Casa Emilio –Avenida Madrid 3-5, Zaragoza–  es un restaurante regentado por la familia Lacambra desde hace 70 años. En todo ese tiempo, su estética apenas ha cambiado, ni por fuera ni por dentro, pero sus paredes se han ido poblando de recuerdos de los ilustres comensales que han ido visitando la casa: activistas políticos, actores, literatos, músicos… su historia cuelga de las paredes de los cuatro comedores de Casa Emilio, que más que una casa de comidas es toda una institución en la ciudad.

El propietario Emilio Lacambra, recién jubilado pero siempre cerca de su negocio, nunca ha estado ajeno a la vida social de la ciudad y, más concretamente, a la del Portillo, el barrio. Eso le ha llevado a embarcarse en muchas aventuras a lo largo de su trayectoria: desde irse a Bosnia con los “Cocineros sin fronteras”, hasta presidir Horeca Restaurantes…  desde dar de comer a familias necesitadas del barrio, hasta poner en marcha, junto con la ONG de emigrantes africanos Africagua, “Los lunes africanos de Casa Emilio”.

La Asociación Africagua trabaja en Senegal, Congo, Gambia, Camerún y Mauritania en el desarrollo de los servicios básicos, asociacionismo, producción sostenible de alimentos y soberanía alimentaria. Cuando Casa Emilio y Africagua entraron en contacto surgió la idea de ofrecer en Casa Emilio menús africanos y destinar parte del precio a micro-proyectos de desarrollo rural en los países de origen de las cocineras. Y tal ha sido el éxito de la iniciativa que lo que empezó como algo temporal se ha prolongado sine die, es imprescindible reservar y han tenido que habilitar uno de los comedores de la primera planta para acoger a los comensales que acuden a la llamada de África.

El viejo comedor, con el mismo mobiliario y los mismos grabados y cuadros en las paredes, luce ahora alegres manteles senegaleses. Y por la cocina, cada lunes, van pasando la  congoleña Nicole y la mauritana Diainava. Cada lunes del mes se ofrece un menú africano a un precio cerrado de 9,50 euros (de los que 1 euro se destina a Africagua) que incluye un plato contundente, postre, pan y bebida.

Los platos constituyen una comida en sí mismos y en el caso de sus países de origen, la única de  todo el día, por lo que son platos consistentes, con abundante cereal – arroz o cuscús – y sabores intensos que aportan sensación de saciedad. Además son completos nutricionalmente ya que combinan los hidratos de carbono de los cereales, con las vitaminas de las verduras y la proteína de las carnes o pescados.

El primer lunes del mes se sirve “Thiéboudiene senegalés”. Este es el plato nacional de Senegal y conjuga dos de los alimentos más abundantes en este país del oeste de África: el arroz y el pescado, de hecho, arroz y pescado es como se traduce su nombre. El más común, hay tantas versiones como cocineros, se cocina con pescado fresco y verduras de la zona como calabaza, zanahoria, col, cebolla, ajo, berenjena, yuca,  pimiento y tomates que le  aportan el característico color rojizo. Suelen potenciar su sabor con netetu, unas semillas muy comunes en Senegal, pastillas de caldo y con guindillas picantes.

El segundo lunes de mes hay “Malewa congoleña”, un plato de República Democrática del Congo que se prepara con un cuarto trasero de pollo frito especiado y una guarnición de arroz ligeramente picante y una ensalada de col, lechuga y zanahoria picadas muy finas… En el Congo también se llama Malewa a una salsa elaborada con raíces de bambú cocidas con levadura que acompaña a la pasta fufu, equivalente al pan en la cocina española.

El  tercer lunes del mes toca “Kuskus con cordero a la mauritana”, quizás el plato que resulta más familiar a los que frecuentan Casa Emilio ya que en esa casa el ternasco aragonés es uno de los platos más solicitados. El “Kuskus con cordero a la mauritana” es un guiso de tajo bajo de cordero y verduras que se acompaña de  cuscús, la sémola de trigo duro, cocinada al vapor, omnipresente en las mesas del Magreb.

El cuarto lunes del mes es el turno del “Michipay Loso”. Este plato contiene una empanada de harina de maíz, de pasta no muy fina, anaranjada y ligeramente esponjosa, rellena de ternera picada aromatizada con abundante cilantro. Para acompañar a la empanada y hacer un plato completo se sirve también arroz, ligeramente picante, con pasas y trocitos de piña, pimiento y cebolla.

Para beber, con los menús africanos sirven la dulzona Bissap, hecha con flores secas del hibisco rojo, azúcar vainillado, zumo de naranja o piña y menta.

Los platos africanos de Casa Emilio, aunque son elaborados por mujeres africanas, están adaptados al gusto local, sobre todo en lo que al picante se refiere. Es el caso del “Thiéboudiene”, y de los arroces que acompañan a la “Malewa congoleña” y al “Michipay”, que están alegres pero no hacen llorar al zaragozano medio.

Casa Emilio siempre ha sido un restaurante concurrido por gente de lo más dispar. Hay clientes jubilados que acuden todos los días a comer desde hace 20 años. También lo frecuentan grupos de amigas y amigos para hacer ahí sus celebraciones, grandes o pequeñas. Este público se mezcla con los que vienen del mundo de la cultura, con familias, con los turistas que visitan la Aljafería o con jóvenes que han descubierto que, además de que se come bien y barato, en ese local hay mucha historia y mucha vida. El servicio es distendido e informal y entre el personal de la sala y muchos clientes el trato es casi familiar.

Pero los lunes en Casa Emilio hay un ambiente diferente. A los incondicionales del restaurante se suman nuevos comensales: gente joven y los que no lo son tanto, con curiosidad gastronómica y ganas de colaborar en el desarrollo de los pueblos de África. Se ve gente vinculada con Africagua y otros que sienten empatía con la causa o simple curiosidad. Pero todos ellos coinciden y felicitan al personal: los platos africanos están muy buenos. Si además, llevan la camiseta de cualquiera de las mareas, el café – ecológico, de comercio justo y nicaragüense – corre de la cuenta de la casa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Ontinar Talks

An open community to practice English

Ontinar Sostenible

Por el Desarrollo Sostenible de nuestro Pueblo

desmontandoasilicom.wordpress.com/

Silicon Valley para los que somos del montón

My British Kitchen

Mi visión de la cocina inglesa

Lápiz y Sartén

Periodista y escritora gastronómica.

El huerto del amante guisante

Aventuras con un huerto urbano

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

flagrants.wordpress.com/

La revolución del círculo

Letras pensadas

Un espacio con muchos vicios

Lugares con Estrella

Lugares con Estrella, por Eduardo Bueso

Les Curieux Foddies

Tours gastronómicos y culturales

Wines&Running

Dos aficiones en clave de sorbos y zancadas

CubaFoodie

Presente y futuro de la gastronomía en Cuba

GAMONADAS

Cultivar, cocinar, comer, amar

FÉLIX ALBO - Cuaderno de viaje

Cultivar, cocinar, comer, amar

Noticias sobre Tinta de calamar

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Comidista

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Majao

Cultivar, cocinar, comer, amar

Tinta y Panela

orgánico y natural, cocina ecuatoriana local, para relamerse los dedos

Ontinar Talks

An open community to practice English

Ontinar Sostenible

Por el Desarrollo Sostenible de nuestro Pueblo

desmontandoasilicom.wordpress.com/

Silicon Valley para los que somos del montón

My British Kitchen

Mi visión de la cocina inglesa

Lápiz y Sartén

Periodista y escritora gastronómica.

El huerto del amante guisante

Aventuras con un huerto urbano

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

flagrants.wordpress.com/

La revolución del círculo

Letras pensadas

Un espacio con muchos vicios

Lugares con Estrella

Lugares con Estrella, por Eduardo Bueso

Les Curieux Foddies

Tours gastronómicos y culturales

Wines&Running

Dos aficiones en clave de sorbos y zancadas

CubaFoodie

Presente y futuro de la gastronomía en Cuba

GAMONADAS

Cultivar, cocinar, comer, amar

FÉLIX ALBO - Cuaderno de viaje

Cultivar, cocinar, comer, amar

Noticias sobre Tinta de calamar

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Comidista

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Majao

Cultivar, cocinar, comer, amar

Tinta y Panela

orgánico y natural, cocina ecuatoriana local, para relamerse los dedos

%d bloggers like this: