Tras leer “La España vacía”

Vivo en la España vacía. Y eso que mi pueblo es un caso atípico, equidistante a Huesca y Zaragoza, muy cerca de las capitales. De colonización, joven, moderno… dentro de todo lo moderno que puede ser un pueblo de interior de Aragón.

Vivo en Ontinar de Salz y acabo de leerme “La España vacía. Viaje por un país que nunca fue”, de Sergio del Molino, editorial Turner Noema.

Mi pueblo no es exactamente de la España vacía, es de la España “rellenada” por el plan de colonización de Franco. Un pueblo que no fue, pero que ahora es, fruto de una repoblación hecha con otra gente de la España vacía que llegó hasta aquí en los cincuenta del pasado siglo, en trenes y calesas, cargados con sus cuatro enseres y sus cuatro churumbeles, como en la conquista del salvaje Oeste norteamericano, igual. Bueno igual no, aquí no hubo indios a los que exterminar. Aquí solo había un secarral lleno de arraclanes.

En el libro de Del Molino me he visto retratada. Soy de la misma generación que el autor y como él he vivido en el pueblo, pero también en capitales: Madrid, Zaragoza y Teruel, tres ciudades muy distintas entre sí pero que tienen algo en común: que sin los emigrantes de la España vacía no serían.

Me he visto reflejada cuando el autor hablaba de esos heavies de Madrid que ya no ocultaban el origen pueblerino de sus padres, sino que se enorgullecían del  mismo. Mi acento y mi vocabulario aragonés se potenciaban en la capital. Me difernciaba del resto diciendo palabras como pozal, astralica-mano o azarbe. Intercambiando mis historias en pajeras, parideras y barrancos con las suyas de descampados, yonquis y polígonos.

He recordado, leyendo esas páginas, historias de conflicto, de enfrentamiento entre locales y forasteros, desconfianzas mutuas y peleas con el diferente. También me he acordado de cuando en Madrid los hippies urbanos me decían que les encantaría vivir en un pueblo y yo les desilusionaba diciéndoles: “tú no tienes ni puta idea de lo que es vivir en un pueblo”. Y era verdad, no la tenían, porque nunca se habla de nuestros pueblos en los medios y cuando se hace, los relatos están llenos de tópicos, prejuicios y mentiras.

Hace algo más de cuatro años que volví al pueblo y no tengo intención de dejarlo. Soy mayor y ya no me afectan las lacras del pueblo pequeño, las que toda comunidad diminuta llevan implícitas. “Pueblo pequeño, infierno grande”. Lejos del chovinismo, llevo con orgullo mi condición rural. Vivo con mis animales libres, tengo a mis plantas y árboles contentos, recojo las verduras en el huerto y cuando me bloqueo, me voy azarbe abajo a hacer fotos de cardelinas, verderones, milanos, cernícalos, mosquiteros, abejarucos, ababoles, gamones, tomillos y romeros.

Llevo conmigo historias de la España vacía de Villoria de Órbigo, Zuera y Las Pedrosas; historias de colonas y colonos pobres que llegaron al desierto de la Violada para empezar de bajo cero. Llevo una mochila llena de lucha, de resistencia, de supervivencia extrema. Veo el pueblo con un romanticismo bucólico pero también con un realismo implacable. Lo más bello y lo más cruel. Los seres humanos no tenemos raíces, tenemos piernas, como dijo una vez Muñoz Molina, pero yo sí qué me siento arraigada, claro que también me sentí arraigada al Lavapiés madrileño, al Arrabal zaragozano y al Tozal turolense.

Si no te gusta mi origen, tengo otros.

PD: La España vacía es un ensayo escrito con una prosa certera, agil y accesible. Un tratado de antropología e historia lleno de referencias generacionales, cinematrográficas y literarias. Una mirada a lo más profundo de nuestro ser. En mi opinión, brillante, claro que a mí me tocó la fibra.

Advertisements

2 comments

  1. Me ha encantado Cristina. Precisamente yo también me encuentro leyendo este libro. Y me tiene tremendeamente enganchada. Enhorabuena por el blog

    1. Es que engancha y más a nosotras, de hecho, ese post se ha viralizado en Ontinar y otros pueblicos, así se notan las ansias que tenemos los de pueblo de leer cosas sobre los pueblos, sin sesgo ni chovinismo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Ontinar Talks

An open community to practice English

Ontinar Sostenible

Por el Desarrollo Sostenible de nuestro Pueblo

desmontandoasilicom.wordpress.com/

Silicon Valley para los que somos del montón

My British Kitchen

Mi visión de la cocina inglesa

Lápiz y Sartén

Periodista y escritora gastronómica.

El huerto del amante guisante

Aventuras con un huerto urbano

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

flagrants.wordpress.com/

La revolución del círculo

Letras pensadas

Un espacio con muchos vicios

Lugares con Estrella

Lugares con Estrella, por Eduardo Bueso

Wines&Running

Dos aficiones en clave de sorbos y zancadas

CubaFoodie

Presente y futuro de la gastronomía en Cuba

GAMONADAS

Cultivar, cocinar, comer, amar

FÉLIX ALBO - Cuaderno de viaje

Cultivar, cocinar, comer, amar

Noticias sobre Tinta de calamar

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Comidista

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Majao

Cultivar, cocinar, comer, amar

Tinta y Panela

orgánico y natural, cocina ecuatoriana local, para relamerse los dedos

Ontinar Talks

An open community to practice English

Ontinar Sostenible

Por el Desarrollo Sostenible de nuestro Pueblo

desmontandoasilicom.wordpress.com/

Silicon Valley para los que somos del montón

My British Kitchen

Mi visión de la cocina inglesa

Lápiz y Sartén

Periodista y escritora gastronómica.

El huerto del amante guisante

Aventuras con un huerto urbano

cuadernosdetodo

El blog de Paula Figols

flagrants.wordpress.com/

La revolución del círculo

Letras pensadas

Un espacio con muchos vicios

Lugares con Estrella

Lugares con Estrella, por Eduardo Bueso

Wines&Running

Dos aficiones en clave de sorbos y zancadas

CubaFoodie

Presente y futuro de la gastronomía en Cuba

GAMONADAS

Cultivar, cocinar, comer, amar

FÉLIX ALBO - Cuaderno de viaje

Cultivar, cocinar, comer, amar

Noticias sobre Tinta de calamar

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Comidista

Cultivar, cocinar, comer, amar

El Majao

Cultivar, cocinar, comer, amar

Tinta y Panela

orgánico y natural, cocina ecuatoriana local, para relamerse los dedos

%d bloggers like this: